lunes, 18 de agosto de 2008

COMPETENCIAS Y DIMENSIONES DE LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA

COMPETENCIAS Y DIMENSIONES DE LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA

COMPETENCIAS Y DIMENSIONES DE LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA

PABLO ROMERO IBÁÑEZ

http://conferenciasdeeducacion.blogspot.com/

Bogotá D.C.

Cel. 314-6823248

redipace@hotmail.com pedagogiadelahumanizacion@hotmail.com

Resumen

En este documento sobre las competencias en la educación artística, propongo un ejercicio de comprensión del discurso de las competencias a nivel general y en una segunda fase, un estudio a manera de ejemplo desde el área de Educación Artística como una estrategia de comprensión sobre este discurso.

Las competencias se pueden estudiar como una compleja y sensible estructura que incluye el manejo de un saber, la aplicación de unas habilidades y destrezas que mejoran con la experimentación y adquieren sentido cuando se interactúa con unos valores fundamentales en contextos específicos para apreciar, hacer, innovar y sentir. No nos hacemos competentes en un campo determinado para resolver problemas; somos competentes para evitar tener que resolver problemas.

Punto de partida

Un ciudadano competente debe ser capaz de convivir con los demás de manera pacífica y constructiva. Esta convivencia no implica la armonía perfecta o la ausencia de conflictos. Esa perfección no es realista y tal vez ni siquiera sea deseable. En todo grupo social inevitablemente se presentan conflictos debido a que los múltiples intereses que tiene cada persona o grupo, riñen frecuentemente con los intereses de los demás. La convivencia pacífica, si en cambio, si implica que los conflictos que se presenten sean manejados sin agresión y buscando favorecer los intereses de todas las partes involucradas. Es decir, que las partes involucradas logren por medio del diálogo y la negociación encontrar salida al conflicto en la que los intereses de todas las partes resulten de alguna manera favorecidos (estrategia de tipo gana- gana), (CHAUX, LLERAS y VELÁSQUEZ, 2004).

Breve historia del término competencias

Es un hecho que el término Competencias en su definición es amplio, en algunos casos ambiguos, en otros, es pobre y muy limitada su definición.

En el medio laboral, industrial, mercantil, en el deporte y en la rutina social las competencias se asumen de manera muy distinta y mucho más cuando se compara con el sector educativo.

En esta propuesta sobre la comprensión de las competencias en la Educación Artística, asumimos las competencias como un todo estructurado de atributos necesarios para el desempeño de situaciones específicas, que combinan aspectos tales como actitudes, valores, conocimientos y habilidades con las actividades a desempeñar en un contexto determinado (BOGOYA, 2000) y (GONCZI, 1998). Las personas competentes disfrutan lo que hacen, se lo gozan, interactúan inteligentemente con una tarea específica en el entorno que les rodea y si hay la necesidad de resolver un problema, lo resuelven.

Acerca del origen del concepto competencias

Corominas nos cuenta que el significante competencias es antiquísimo y este se estudia desde dos términos o acepciones.

Tenemos el concepto competer y competir y ambos se derivan del verbo latino competere que significa ir una cosa al encuentro de otra, coincidir, encontrarse.

Posteriormente, a partir del siglo XV competer adquiere el significado de pertenecer a, incumbir, corresponder a. De esta manera se constituye el sustantivo competencia y el adjetivo competente, que significa apto o adecuado. En este siglo XV, competer se usa con el significado de pugnar con, rivalizar con, contender con, dando lugar a los sustantivos competición, competencia, competidor, competitividad, así como el adjetivo competitivo (consúltese a Corominas, 1987; Corripio, 1984; Tobón, 2004).

Las competencias, como se les llama hoy, cada vez se tornan en su definición general y específica más complejas; el significado en sí, es cada vez más polisémico y subjetivo en su estudio. En el campo específico de la educación ha enmarañado su comprensión e interpretación en la cotidianidad escolar.

Existen otros estudios preocupados por el origen del concepto competencias; por ejemplo, según el Diccionario razonado de la teoría del lenguaje, al definir el término “competencia” Greimas & Courtés perciben la relación entre algunos conceptos “modernos” de la lingüística y el movimiento cartesiano. Se expone que , desde el punto de vista epistemológico, el concepto de competencia se remonta a la psicología de las “facultades” del siglo XVII. Es así que Chomsky dedicará en 1966 –al año siguiente de introducir el concepto en la lingüística- una investigación para mostrar que en el siglo XVII habían nacido ideas que se pretenden promover como novedosas; más que plantear una nueva categoría, Chomsky pretende rescatarla de la tradición que el denomina “lingüística cartesiana (Greimas & Courtés, 1979, citado por Bustamante, 2003).

En 1964, Chomsky formula el concepto Competencia en el texto Current isues in linguistic theory; pero se trata -como afirma Caravedo (1999)-, de un antecedente de la formulación. Es a partir de 1965, en aspectos de la teoría de la sintaxis, donde aparece lo que Caravedo llama la “formulación estándar” (Caravedo 1990). En este texto Chomsky introdujo el concepto de competencia lingüística, haciendo una definición concisa.

Hay diversos documentos, autores y estudios que afirman o sostienen que Chomsky es quien planteó el asunto por primera vez. Al respecto véase a (Torrado, 1999), (Vinent, 1999), (Jurado, 1999) citados por Bustamante (2003: 57). También consúltese a Maldonado (2002: 13).

Sin duda, Chomsky revolucionó la investigación sobre la lingüística a partir de un hecho simple pero trascendente: todos los seres humanos somos capaces de producir un número infinito de oraciones con base en un número finito de datos. “la teoría lingüística procura explicar la habilidad de un hablante para producir y comprender nuevas oraciones y rechazar otras secuencias nuevas como no gramaticales, sobre la base de su limitada experiencia lingüística” (Chomsky, 1970).

Y es justamente la lingüística, la ciencia o disciplina que mayores aportes ha hecho a la educación basada en competencias; estudiar el tema de las competencias es estudiar de alguna manera, la lingüística contemporánea. Malddonado nos recuerda que, los dos lingüístas más visionarios del siglo XX son el suizo Ferdinand de Saussure y el norteamericano Noam Chomsky; sus aportes significaron la consolidación de la lingüística como estudio científico del lenguaje. Sus investigaciones han sido cruciales para comprender mejor el pensamiento y para diseñar métodos que han tomado prestados o que han penetrado a la sicología, la antropología, las matemáticas, la filosofía, la historia y, en los últimos treinta años, a la pedagogía y otras disciplinas afines a la educación. El suizo dio las bases para la caracterización del lenguaje y el norteamericano analizó y construyó las reglas de su funcionamiento (Maldonado, 2002).

Diversas formas de definir las Competencias

Para socializar estas definiciones he tomado como base el estudio realizado por Sergio Tobón Tobón y los desarrollados en mi obra colectiva: Pensamiento Hábil y Creativo, Pablo Romero.

  1. Las competencias son “repertorios de comportamientos que algunas personas dominan mejor que otras, lo que las hace eficaces en una situación determinada” (Levy – Leboyer).
  2. Las competencias son una compleja estructura de atributos necesaria para el desempeño de situaciones específicas, que combinan aspectos tales como actitudes, valores, conocimientos y habilidades con las actividades a desempeñar (Gonczi y Athanasou, 1996).
  3. Una competencia es una capacidad para el desempeño de tareas relativamente nuevas, en el sentido de que son distintas a las tareas de rutina que se hicieron en clase o que se plantean en contextos distintos de aquellos en los que se enseñaron” (Vasco, 2003).
  4. Torrado Pacheco afirma que: La competencia es esencialmente un tipo de desempeño, que van más allá de la memorización, la rutina. Se trata de un conocimiento derivado de un aprendizaje significativo, por lo tanto es saber utilizarlo de manera adecuada y flexible en nuevas situaciones (Torrado, 1999), (véase también en Romero, et al. 2003).
  5. Las competencias incluyen una intención (interés por hacer las cosas mejor, interés por hacer algo original), una acción (fijación de objetivos, responsabilidad sobre resultados, asunción de riesgos calculados) y un resultado (mejora en la calidad, en la productividad, ventas e innovación en servicios y productos) (Gómez, 1997).
  6. Posee competencia profesional quien dispone de los conocimientos, destrezas y actitudes necesarias para ejercer su propia actividad laboral, resuelve los problemas de forma autónoma y creativa, y está capacitado para actuar en su entorno laboral y en la organización del trabajo (Bunk, 1994).
  7. La noción que se tiene de una competencia, conlleva el resultado de un proceso de integración de habilidades y de conocimiento (saber, saber -hacer, saber – ser, saber-emprender...) (Chávez, 1998).
  8. Como principio de organización de la formación, la competencia puede apreciarse en el conjunto de actitudes, de conocimientos y de habilidades específicas que hacen a una persona capaz de llevar a cabo un trabajo o de resolver un problema particular (Ouellet, 2000).
  9. Las competencias son una actuación idónea que emerge en una tarea concreta, en un contexto con sentido, donde hay un conocimiento asimilado con propiedad y el cual actúa para ser aplicado en una situación determinada, de manera suficientemente flexible como para proporcionar soluciones variadas y pertinentes (Bogoya, 2000). Consúltese además a Tobón (2004).
  10. En el área de Ciencias Naturales, se definen las competencias como las acciones que un sujeto realiza cuando interactúa significativamente en un contexto y que cumplen con las exigencias del mismo… (Olaya, 1999).

Hacia una clasificación de las competencias

En el contexto actual sobre el discurso de las competencias, se habla ahora de competencias básicas, genéricas, específicas y claves.

En el caso de las competencias básicas, estas son:

n SOCIAL

n COMUNICATIVA

n COGNITIVA

n MATEMÁTICA

n TECNOLÓGICA

n AFRONTAMIENTO DEL CAMBIO

Ejemplos de algunos tipos de competencias

Si antes se hablaba de la existencia de una sola competencia: la lingüística, Chomsky sostuvo que no era posible agregar ninguna otra. Posteriormente Verón sostuvo que la única competencia en esencia es la ideológica, hoy, el listado parece ser interminable. Recordemos algunas.

Para el listado que sigue se tomó como base el trabajo desarrollado por Guillermo Bustamante Zamudio, se reorganizó y se añadieron otras (Bustamante, 2003).

Lingüística (Chomsky, 1965)

Ideológica (Verón, 1970)

Diferencial (Hymes, 1972)

Discursiva (Goyes, 1982)

Comunicativa (Dell Hymes, 1972)

Modal (Greimas y Courtés, 1979)

Enciclopédica (Eco, 1981)

De diccionario (Katz, citado por Eco, 1984)

Textual (Coseriu, 1988)

Pragmática (MEN, 1998) o socio cultural.

Semántica (MEN. 1998)

Poética (MEN. 1998)

Literaria (Bierwisch)

Gramatical (MEN. 1998)

Cognitiva (Serrano, 2000)

Hermenéutica (González, 2000)

Contextual (Calderón, 2000)

Interpretativa (calderón. 2000)

Intertextual (Kristeva, citado por Eco, 1979)

Lectora (evaluación censal)

Léxico – semántica (Serrano 2000)

Semántica o proposicional (Serrano, 2000)

Semiolingüística (Serrano, 2001)

Elementos claves en la estructura de una competencia

Los elementos que a continuación presento, son el resultado de tomar como referencia las definiciones anteriores y una serie de reflexiones planteadas por diversos autores como Chomsky, Eliceo Verón, Umberto Eco, Morin, Bunk, Gonczi y Athanasou, Vasco, Gómez, Chávez, Ouellet, Torrado, Olaya, Díaz, Bustamante y Tobón entre otros.

Existen diferentes enfoques y propuestas sobre cuáles son los elementos y conceptos propios en una competencia. La propuesta que aquí les hago atiende una serie de elementos que no permiten comprender el concepto de competencia como un mero hacer o dominio de un campo; pues una concepción que haga énfasis en el hacer permite que cualquier irresponsable, ladrón y hasta sicario sea competente; en la escuela no podemos permitir que cualquier definición de competencia se asuma como administradora de los procesos de enseñanza – aprendizaje.

Los elementos que interactúan y permiten dinamizar una competencia son:

- La actitud

- El saber

- Los valores

- Habilidades y destrezas

- La experimentación

- El contexto.

Estos elementos están presentes en las diferentes áreas del conocimiento; sin embargo, aquí realizo un ejercicio de su comprensión desde el área de Educación artística.

  1. La Actitud: es clave en todo sujeto competente; es justamente la actitud la que nos mueve a dedicarle todo el tiempo necesario con fuerza, amor y disciplina a una actividad o realidad que queremos perfeccionar o mejorar. La actitud hacia un área del conocimiento u oficio es la que nos enamora, nos hace ser intensos hacia esa realidad escogida. La actitud nos llena de amor hacia lo que hacemos; por tanto, nos conduce y seduce hacia la competencia de una realidad.
  2. El Saber: para ser competente es clave el manejo de un conocimiento. Es muy difícil comprender un texto o cualquier información que se deriva de una disciplina, ciencia o saber que desconocemos; por tanto, en el ámbito educativo, si los (as) docentes no aseguran la comprensión en sus estudiantes de la morfosintaxis o el vocabulario y la lógica del conocimiento estudiado, está muy lejano que se llegue a la competencia.
  3. Los Valores: sin la comprensión y aplicación de unos principios o valores como la responsabilidad social, entre otros, no tiene sentido ningún proceso de formación. En nuestras instituciones educativas no existe un verdadero compromiso con el quinto nacimiento del que habla Edgar Morin, Ciurana y Motta: la humanización; es decir, el nacimiento de la humanidad, que nos haría abandonar la era de hierro planetaria, de la prehistoria del espíritu humano, que civilizaría la tierra y vería el nacimiento de la sociedad – mundo (Morin, et al, 2003).

Este componente nos hace más sensibles y transparentes en nuestra actividad artística.

  1. Habilidades y destrezas: la práctica hace al maestro, es una vieja afirmación popular que sigue vigente. Esta práctica si se apoya en el manejo y aplicación de un método, de unas técnicas, de unas herramientas, permite mejorar la destreza de un sujeto en un oficio determinado llámese artístico o artesanal. Este componente permite que seamos más aptos en nuestra actividad artística.
  2. La experimentación: No sólo se trata de ejercer un oficio con suficiente dedicación, también es clave la experimentación de nuevas realidades que nos puedan llevar a la innovación en nuestra área de trabajo. La experimentación de múltiples realidades en nuestro oficio, nos permite adquirir mayor competencia.
  3. El contexto: podemos ser expertos en un saber, pero este no se puede aplicar arbitrariamente y de la misma forma en todos los entornos donde nos desempeñamos; es clave aprender a interactuar –con nuestro saber específico- en los diversos espacios o contextos donde estemos porque así, no afectaremos, ni violentaremos; por el contrario, podremos valorar, resignificar y construir nuevas y mejores realidades en el contexto específico en el que estemos. La resolución de problemas es una compleja y sencilla realidad que adquiere sentido cuando se aprende a comprender, valorar y respetar el contexto sea cual sea.

Los saberes que están implicados en una competencia son:

SABER SER: aprender la inteligencia social.

SABER PERCIBIR: aprender a comprender lo que se observa y se estudia

SABER HACER: Procedimientos y técnicas.

SABER SENTIR: actitudes

SABER INNOVAR: idear, diseñar, crear.

CÓMO INTERACTUAR CON LAS COMPETENCIAS EN LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA: Para comprender cuáles son las competencias específicas de La Educación Artística y cómo se interpretan en el ejercicio pedagógico, es importante determinar cuáles son las dimensiones de la Educación Artística y cómo estas incluyen y desnudan las intenciones de cada una de las competencias.
Dimensiones de la Educación Artística: Tres son las dimensiones claves del área de Educación Artística que se preocupan por la comprensión, la producción y los sentimientos. En ellas se desarrolla la interlocución con las diversas competencias específicas de la Educación Artística.

DIMENSIÓN APRECIATIVA

A través de esta dimensión podemos aprender a ver, a comprender, a percibir al otro, al mundo y al conocimiento. En esta dimensión se puede interactuar con dos competencias básicas como lo son: la competencia perceptiva y la competencia ideológica.

DIMENSIÓN PRODUCTIVA

Nos permite aprender a hacer, a representar, transformar, idear o crear nuevas realidades, nuevos mundos. En esta dimensión se encuentran la competencia técnica y la competencia creativa.

DIMENSIÓN EMOCIONAL

En el universo de las artes las emociones, la pasión es fundamental para expresar, soñar y crear. Esta dimensión permite que aprendamos a sentir, gozar, asombrarnos y disfrutar de manera sensible, ardiente y apasionante nuestra vida, la experiencia directa que nos rodea, nos invita a emocionarnos con el otro y el mundo en general. La sensibilidad es la variable clave de esta dimensión. Las competencias que hacen posible esta dimensión son: la competencia estética y la competencia expresiva.

La competencia social está presente en forma explícita en las tres dimensiones.

Una competencia en la Educación Artística es entonces:

una compleja y sensible estructura que incluye el manejo de un saber, la aplicación de unas habilidades y destrezas que mejoran con la experimentación y adquieren sentido cuando se interactúa con unos valores fundamentales en contextos específicos para apreciar, hacer, innovar y sentir”. Pablo Romero Ibáñez.

  1. Competencia perceptiva: capacidad para comprender e interpretar lo que se observa. La competencia perceptiva permite que ante una imagen, ilustración, gráfico u obra de arte, podamos describir e interpretar el tipo de imagen, los diversos elementos de composición, armonías cromáticas, estilos, movimiento, tendencia, escuela y demás componentes de una imagen.
  2. Competencia técnica: permite desarrollar una actividad artística con destreza y habilidad como la de colorear adecuadamente, pintar, dibujar, sombrear, esculpir, danzar e interpretar un instrumento musical entre otras realidades artísticas.
  3. Competencia expresiva: capacidad para expresar de múltiples formas los propios sentimientos y emociones como los sentimientos de los demás y del mundo.
  4. Competencia creativa: genera sensibilidad para soñar, proyectar, idear, proponer o crear nuevas y significativas realidades artísticas.
  5. Competencia estética: facilita sentir, experimentar y vivir el arte de manera sensible y apasionante.
  6. Competencia ideológica: permite desnudar los textos interlineales u ocultos. Se explicita la intención (es) de la obra y en ocasiones las del artista.
  7. Competencia social: capacidad para interactuar inteligentemente con los demás y con el entorno natural, artificial y social.

ESTRUCTURA JERÁRQUICA EN LA REDACCIÓN DE UNA COMPETENCIA: Antes de plantear una competencia específica en un área específica, es clave aclarar cuál es el propósito de formación que se pretende, posteriormente, cuáles son las dimensiones que se van a trabajar, dentro de ellas se determinan las competencias que luego se explicitan a través de la redacción de logros, indicadores que se hacen realidad por medio de actividades y que interactuando con estrategias pedagógicas adecuadas, se puede llegar con facilidad al aprendizaje significativo de nuestros estudiantes.

Referencias bibliográficas

- ABBAGNANO N. (1963). Diccionario de filosofía, fondo de cultura económica, México.

- BOGOYA Daniel et al. (2000). Competencias y proyecto pedagógico. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

- BUSTAMANTE Guillermo (2003). El concepto de competencias III. Bogotá, D.C. Socolpe, Alejandría.

- CAUX, LLERAS y VELÁSQUEZ (2004). Competencias ciudadanas: De los estándares al Aula. Una propuesta de integración a las áreas académicas, Bogotá D.C., Ministerio de Educación Nacional, Uniandes y CESO.

- GONCZI, A. (1998). Enfoques de educación y capacitación basada en competencia: la experiencia Australiana. En papeles de la Oficina Técnica. Cinterfor/OIT.

- GUIDO MACÍAS – VALADEZ TAMAYO. (1994). Introducción al desarrollo infantil. México: Trillas,

- MALDONADO Miguel Ángel (2002). Las competencias una opción de vida. Bogotá D.C. Ecoe ediciones.

- Ministerio de Educación Nacional MEN. Lineamientos curriculares de Educación artística. Áreas obligatorias y fundamentales. Magisterio, Colombia, 200.

- ROMERO P. (2006). Las competencias en la Educación artística y su importancia para la Transición del preescolar a primero en: LA PEDAGOGÍA ARTÍSTICA. Medellín: Ediarte S.A.

- ROMERO Pablo, RODRÍGUEZ Gabriel y RAMÍREZ Jorge (2004). Pensamiento Hábil y creativo. Bogotá D.C. Redipace.

- SECRETARÍA DE EDUCACIÓN DISTRITAL (1998). Plan sectorial de educación 1998 – 2001. Bogotá D.C. SED.

7 comentarios:

Xtab21 dijo...

Agradezco tu aportación por que es necesario fincar conclusiones sobre la competencias artísticas, ya que nos dejan desprotegidos y sin acuerdos generalizadores, en pocas palabras desorganizados. Gracias.

Krabious dijo...

hola, muchas gracias por tu aporte, soy estudiante de psicología y estoy terminando mi tesis, he tomado algunos autores de tu escrito. Muchisimas gracias.

Administrador Pretexto dijo...

Trabajo con educación artística en la Normal de Pitalito a la que viniste hace uno o dos años; ya había accesado uno de tus blogs. Me voy a referir al aspecto que se consigna en los lineamientos producidos desde el MEN en 1994sobre "atender al detalle", "desenvolverse dentro de las limitaciones de un contexto", "percibir relaciones"."concebir el mundo desde lo ético y lo estético" estas formulaciones no tendrían el carácter de competencia?

Educación por el Arte dijo...

Muy bueno tu aporte publicado, actualmente me sirve mucho para mi tesis que vengo realizando.

DAVID AYA dijo...

Muchas gracias por el aporte, muy pertinente para esta época de cambios en la estructura de la educación y sobre todo en el acaso de la inclusión y necesidad de las artes en la escuela. Organiza nuestro quehacer.

johny gallardo escamilla dijo...

Gracias!, muy buenos tus aportes a esta área, cenicienta en la educación Colombiana. Ojala más personas se preocupen y hagan estos grandes aportes a la educación artística.

MARILUZ dijo...

Muy interesante los aportes sobre la Educación Artística...felicidades es un excelente material de consulta...